Inteligencia colectiva para innovar

Nati Grund: "El crowdfunding como un nuevo modelo de financiación cultural"

crowdfunding_articulo

En momentos de crisis como la actual, con tantos recortes, la cultura es habitualmente uno de los sectores que más se resienten. La financiación estatal se vuelve escasa, y esto exige que los artistas exploren nuevos enfoques para captar los recursos que necesitan para sus proyectos.

Tags: crowdfundingculturafinanciacióngestión cultural 2.0natividad grund  View Comments

 Dentro de esas nuevas estrategias destaca el “Crowfunding” que podríamos definir en pocas palabras como:  micropatrocinio basado en la aportación masiva de pequeños pagos que se gestionan a través de plataformas que operan en internet.

A cambio de esas aportaciones, los “micro-patrocinadores” reciben diversas recompensas que define el promotor del proyecto y que pueden ser de lo más variadas: merchandising, descuentos, copias del producto finalizado, aparecer en los créditos  o incluso, participar en el proceso de desarrollo del proyecto.

Una de las cuestiones más interesantes del crowdfunding  es que funciona desde una lógica “bottom-up (de abajo a arriba), ya que son los potenciales consumidores los que aportan los fondos para que ese proyecto cultural sea posible. El público que participa en estas iniciativas deja de ser un ser mero consumidor para convertirse en participante y coproductor de los proyectos culturales que le interesa.

En los últimos tiempos han ido apareciendo numerosas plataformas de este tipo. En el artículo se analizan cuatro de ellas que me interesantes,  bien por su trayectoria o bien por su singularidad.

LÁNZANOS

Fue de las primeras plataformas de Crowdfunding que surgieron en España. Están enfocados a proyectos de todo tipo: artísticos, cinematográficos, musicales, literarios, de diseño, de danza etc.

El funcionamiento es sencillo. El promotor del proyecto lo envía y este aparecerá en lo que ellos denominan “La Caja”, que es el lugar donde van los proyectos nuevos y que son sometidos a votación por el resto de la comunidad de usuarios. El objetivo es conseguir 100 votos, que una vez alcanzados, le permite pasar a portada, para la fase de financiación propiamente dicha.

La plataforma no establece el plazo máximo de financiación del proyecto, sino que es el propio creador/promotor quien define el tiempo máximo que se da para obtener la suma que necesita su proyecto.

Como ocurre en la mayoria de las plataformas de este tipo, los mecenas no hacen efectivo su pago hasta que no se llega al objetivo global de financiación. Y en caso de no alcanzarse ese objetivo, se anula el compromiso de financiación, y ni los mecenas, ni los creadores del proyecto deben pagar ningún tipo de comisión.

VERKAMI

Acogen proyectos de todo tipo: culturales, tecnológicos, comunitarios,y también enfatizan que es una herramienta para la organización de eventos, exposiciones o ferias.

En esta plataforma una vez que el proyecto es aceptado, hay un plazo de 40 días para conseguir la financiación.

El creador del proyecto dispone en todo momento de una “página de proyecto” en la que puede compartir información sobre la marcha del proyecto mediante un blog, responder a las preguntas de sus mecenas, y conocer el estado de las aportaciones.

Al igual que Lánzanos, ni los “patrocinadores”, ni los promotores del proyecto pagan nada si no se consigue el objetivo de financiación.

GOTEO

Goteo es  un proyecto desarrollado por el colectivo Platoniq y que se define como una red social de financiación colectiva y colaboración distribuida, de proyectos que contribuyan al desarrollo del procomún, el conocimiento libre y el código abierto.

Lo primero que llama la atención de esta plataforma es el concepto de Proyectos con ADN abierto. A diferencia de las dos plataformas explicadas anteriormente,  GOTEO solo acoge proyectos que puedan ser reutilizados por otras personas y no den lugar a un producto cerrado. Así se pretende generar algo más que un proyecto financiado por muchos particulares.

También es destacable de esta plataforma el fomento de la implicación y el trabajo colaborativo a través de las “Necesidades no monetarias”: en la ficha de cada proyecto se incluye una sección donde cualquier voluntario puede contribuir al proyecto con aportaciones no-financieras que se necesitan para su buen desarrollo. Esta opción permite a los usuarios implicarse de otra manera en el proyecto.

Cada página de proyecto incluye un apartado titulado “Retorno colectivo”, donde los promotores de cada proyecto especifican qué es lo que aporta socialmente el proyecto y bajo qué licencia se va a distribuir (Creative Commonso GPL). 

El cofinanciador va “subiendo de nivel”  a medida que apoye más proyectos. Por otra parte, Goteo muestra en cada proyecto quiénes son los cofinanciadores, lo cual permite que se establezcan contactos entre ellos.

ART MICRO PATRONAGE

Se define como un espacio experimental de exposiciones online. La persona que visita la website puede acceder a la exposición en curso. Como si de una tienda virtual se tratara, solo hay que pulsar la cantidad que queremos aportar en aquellas obras que nos interesen mientras navegamos por la exposición.

El dinero recaudado por Art Micro Patronage es transferido a los artistas, reteniendo antes un porcentaje que se dedica a pagar a comisarios, el mantenimiento del sitio y  los costes de las transacciones realizadas.

El crodwfunding en España es bastante joven y los datos todavía no son suficientes para hacer una valoración global. En un momento como el actual, la cultura debe buscar nuevas formas de financiación e intentar ser menos dependiente de las ayudas estatales. Esto exige más espíritu emprendedor por parte de artistas y profesionales de la cultura; y es una forma de integrar de un modo más proactivo a los públicos-objetivo.  

Este es un resumen de artículo descárgatelo  completo en pdf 

Comentarios