Inteligencia colectiva para innovar

Julio Alonso: “Branded Content (o contenido vinculado a marcas)”. Blog Merodeando

Branded Content

Alonso aporta argumentos sensatos sobre errores y engaños que se comenten en el Branded Content, pero omite razones de fondo que hacen de esta práctica un híbrido bastante cuestionado, y con razón. 

Tags: content curatorscuradores de contenidosmarketingsocial media marketingtransparencia  View Comments

Julio Alonso, alguien que sabe mucho de esto por su amplia experiencia como Fundador y Director General de Weblogs SL, hace un análisis del llamado “Branded Content” o “Contenido vinculado a marcas”. Lo explica así:

En su definición más pura, el Branded Content trata de contenidos de calidad, relevantes para el usuario, generados por una marca (…) Es un intento de recuperar el camino y el espíritu original (después del fracaso del banner), de volver a ofrecer algo que sea genuinamente interesante para el lector. Que quiera leer. Que no pulse por equivocación. Que no le moleste ni le importe desviarse de lo que estaba haciendo para ir a verlo”.

Pero después advierte: “Si esos contenidos se insertan en una publicación, es importante que sean fácilmente identificables por parte del usuario. Esto le permite contextualizarlos, asignarles la credibilidad correspondiente y no confundirlos con los contenidos auténticamente editoriales e independientes de la publicación”.

Según explica Alonso, lo que hace Weblogs es, después de generar una comunidad de usuarios en torno a una publicación, trata de introducir en esa comunidad a las marcas que sean relevantes, cumpliendo 3 reglas:

  • Que no sea intrusivo
  • Que añada valor a la comunidad
  • Que también añada valor al anunciante

Lo cierto es que el Branded Content es un híbrido bastante cuestionado, y con razón. Alonso aporta argumentos sensatos sobre errores y engaños que se comenten a la hora de implementar estas prácticas; pero omite razones de fondo que hacen del “Contenido vinculado a marcas” (sea el que sea) un oxímoron en sí mismo si se pretende vender como algo que prima el objetivo de “añadir valor a la comunidad”.

Ya sabemos lo que implica que el contenido sea pagado por una marca, aunque lo redacte el medio. En esas condiciones es imposible preservar la independencia, y lo que es peor, el resultado de su trabajo se distribuye como si fuera una opinión neutral, a menos que se explicite muy claramente que es un “contenido patrocinado”, algo que casi nunca se hace porque le resta la credibilidad que precisamente busca la marca.

Te recomendamos leer el artículo completo, y los comentarios: “Branded Content”. Además, la reflexión crítica que hace Amalio Rey sobre algunas ideas de este artículo: "Branded Content y Sentido Común".  

Comentarios