Inteligencia colectiva para innovar

Antonio Lafuente: “La promesa de la desorganización”. El Cuaderno de Medialab Prado

desorganizacion para innovar

Para innovar hay que desorganizar. Frente a tanto orden y respeto por lo establecido y los valores impuestos por determinadas instituciones, el autor invita a desorganizar, y a experimentar la fuerza que mana de la inestabilidad y del fomento de la discrepancia sin cuartel. 

Tags: autogestióncibersociedadco-creacióncomplejidadcreatividademergenciaexperimentacióngestión del cambioi-skillsinnovacióninnovación humanistainnovación socialparadojaspolíticawikinnovación  View Comments

 

Un mundo organizado en instituciones (la escuela, el museo, la academia, la iglesia, el hospital, la empresa, los bancos, etc.) sigue produciendo exclusión, enfermedad, dolor y desigualdad. La respuesta de la gente descontenta es intentar descubrir fórmulas distintas y nuevas conexiones que pasan por “desorganizar” lo que se nos da por único e inamovible.  

El autor nos recuerda que “el orden” es solo aparente, y lo es únicamente para quienes comparten el sistema de valores y el tipo de armonía que promueven esas instituciones; añadiendo que: “Con frecuencia damos por ineludibles, sabios o eficientes, muchos procesos, principios o protocolos que no son más que el resultado de una adaptación oportunista a un lugar, un tiempo, una cultura o un credo”. 

Frente a tanto orden y respeto por lo establecido, Lafuente nos invita a desorganizar, a explorar estructuras desconocidas, recomendando prácticas como éstas: “Tomemos pues un objeto, un problema, un proceso, una estructura, un sistema o cualquier otro ensamblaje y expongámoslo a la mirada cruzada de perspectivas mutuamente inconsistentes. Situemos el objeto equidistante respecto a las ignorancias de cada uno de los participantes. Creemos un objeto frontera. Cuidemos que nadie se sienta preferentemente ubicado para comprenderlo mejor. Experimentemos la fuerza que mana de esta inestabilidad. Fomentemos la discrepancia sin cuartel”.

La gestión del cambio, o mejor, de la transformación significativa, exige un cuestionamiento profundo de grandes premisas. Por eso el autor insiste en que “para innovar hay que desorganizar”, o sea, “desburocratizar, descentralizar o desjerarquizar”, si queremos acabar con tanto despilfarro, ineficiencia y asimetrías.

Para leer el artículo completo: “Antonio Lafuente: La promesa de la desorganización”.

Este documento está en la microsite de “Gestión del Cambio 2.0”, donde puedes consultar más contenidos sobre el tema.

Comentarios